Camino al éxito

Para todas las personas que  han plantado semillas y no les ha resultado, les dedico este post… yo también he pasado por eso, pero  esto no fue razón para darme por vencida, cada intento fallido hay que tomarlo como un aprendizaje. Es por eso que les dejo algunos simples consejos para no caer en mis mismos errores.

Acá en el hemisferio sur, es la época de siembra, y  no quise quedarme atrás. Empecé a investigar qué hierbas o vegetales podía plantar con éxito hasta que los encontré…  caminando por una calle del centro de la ciudad (hace aproximadamente 3 o 4 meses atrás) vi una semillería, la cual me llamó poderosamente la atención, asi que entré. Salí con varias semillas en mis manos; ajo (razón por la cual escribí un antiguo post ojo con el ajo), cilantro, hierba buena (para hacer mojitos), melisa y menta, todo esto acompañado de una planta de romero.

Vivo en departamento, por lo que en un comienzo no me fue fácil que las plantas crecieran. En los departamentos depende mucho la orientación  para saber qué plantas uno puede tener. Si la luz da sólo en las mañanas, o sólo en las tardes o para los más afortunados, todo el día (por supuesto yo no soy afortunada) de esto va depender qué se puede plantar y qué no.  A raíz de mi mala suerte en cuanto a la orientación de mi depto, más de algún proyecto de vegetal o hierba se vieron frustrados, pero uno de ellos no…MIS HABAS, también conocidas como habichuelas, judías o fabas.

Ya tienen 3 o 4 meses de vida y realmente están GIGANTES!!!!!!!!!! Miren esta foto:

Los pasos que seguí para conseguir el éxito fueron los siguientes:

1. Comprar las semillas en un lugar confiable.

2. Tener un recipiente para plantar, que puede ser cualquier cosa, como ya he dicho en posts anteriores, se pueden usar envases de yogurt, envases de bebida, tarros de té, envases de mantequilla o helado, en fin, cualquier cosa que permita hacerle agujeros por abajo, para dejar escurrir el exceso de agua, y que en el intento no se rompa, por eso evitar envases de vidrio ya que no se le pueden hacer agujeros sin romperlo, salvo que se preocupen de echar muy poca agua a la planta y evitar así que las raíces se deshagan y muera nuestra plantita.

3. Tener un buen compost.

4. Elegir una correcta ubicación: esto para mi resultó ser el paso más importante y donde falle muchas veces, porque donde yo colocaba mis plantas, no les alcanzaba a dar la luz suficiente, y crecía un mes, pero después moría. Por esto lo pensé mejor y decidí adueñarme de la terraza colgante de mi mamá, a la cual le da luz todo el día. Además me ayudó que este año no ha hecho mucho frío en Chile y no ha llovido en exceso, por lo que podía dejar mis habas a la intemperie sin preocuparme de ponerle un plástico para evitar las heladas o la lluvia.

5. Regar día por medio: importante lección porque todavía acá no comienzan los calores, las temperaturas permiten que la planta no sea regada todos los días y por amigos expertos en plantas, descubrí que es mejor la falta de agua que el exceso de ésta.

6. Crecimiento prácticamente instantáneo: camino al éxito.

En las fotos que coloco incluso se pueden ver unas flores pequeñas moradas con blanco con forma de vaina de las cuales saldrán las habas que tanto espero.

Ojalá estos consejos los puedan aprovechar saltándose la etapa de prueba y error por la que yo tuve que pasar, así que los invito a plantar sin miedos porque ésta es la época para tener lindas verduras en el verano que viene.

Related posts:

Esta entrada fue publicada en Consejos Mr. Urbano. Guarda el enlace permanente.

4 Respuestas a Camino al éxito

  1. Pingback: Fricasé de habas | El Huerto de Urbano

  2. Flavia dijo:

    Hola, me gusto mucho tu blog. Me he mudado hace poco a una casa con jardin en el norte de buenos aires y estuve investigando, para poder sembrar algunas plantas.
    Pregunta: como siembras ajo y en que temporada?
    gracias!! saludos 🙂

  3. Raquel dijo:

    Me quedé con la intriga, que pasó con el ajo? te lo pregunto porque es uno de los vegetales que me gustaría cultivar. Gracias

    • mr. urbano dijo:

      Raquel:

      Perdón no haberte respondido antes. Te cuento que ya me comí los ajos, crecieron bastante y no hay nada mejor y que de más satisfacción que comer algo de tu propia huerta, además estaban sabrosísimos. Saludos.
      P.d: ojala que te vaya bien con tus ajos, eso si acuerdate de alejarlos de otras plantas porque la smata si esdtan cerca, es muy fuerte la raíz y las hojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*